Poesía recitada por Jandra

Entre las rendijas del alma
se cuelan los escalofríos
presagio y desazón
cristal que quiebra las entrañas
el asfalto te arrebato la vida
negro infernal alquitrán
devorador de sueños y promesas rotas
de esencias de recuerdos y tiempos pasados.

No es fácil arrancar en un momento
todo lo que el tiempo hizo nacer
tantos recuerdos
tantos momentos compartidos
tu cariño, tu grandiosa forma de ser
no es fácil acostumbrarse
a descuidar tu nombre
el que tantas veces nombré.

Hoy se cambió mi sonrisa
por llanto, lágrimas de tristeza
rodaron quemando mis mejillas
quisiera dejar de sentir
este inmenso y gran vacío
que agita mi corazón
quisiera no sentir esta desazón
desafiar la realidad
y aventurarme en los dulces sueños
donde siempre estás tú.

Te llevo tan dentro de mi ser
tal cual fueras poro de mi piel
manantial brotan de mis ojos
duele no verte
duele no escucharte
duele no tenerte
más mis pensamientos te reclaman
día a día noche a noche
sabiendo que no te volveré a ver
aunque mi alma siempre te tiene
y mis retinas tu imagen retienen.

Me inunda este sentimiento mudo
en mi corazón dolorido
trato de refugiar
recuerdos y anhelos
y no aceptar la realidad
te recordaré en cada sonrisa disimulada
en cada respiro fatigado
en mis pasos cansados y desconcertados.

Como me duele hermano mío
que ya no te pueda ver
aunque mi alma se desgarre
ya no te volveré a tener
tengo una pena que quema mi alma
la noche la escucho llorar
los días son vacíos y tristes
los mirlos dejaron de trinar
el eco del viento se hizo silenciar
y en mi recuerdo por siempre tú estarás.

 Autora: Jandra

Dedicada a mi hermano Francisco, siempre te llevo en mi corazón.